abril 2020

— Si atacáramos el origen de las enfermedades se dañaría la industria farmacéutica. Si dejáramos de comer animales se acabaría la ganadería. Si queremos que todo siga igual hay que atender los síntomas, pero no las causas, porque corremos el riesgo de quedarnos sin pandemias.