El fuego de la codicia.