Si Sor Juana Inés de la Cruz viviera, quizá apoyaría la regulación de la cannabis.