PorEsto: Protegidas 24 variedades de maíz en Yucatán

PorEsto: Protegidas 24 variedades de maíz en Yucatán

FUENTE: https://www.poresto.net/2020/04/15/protegen-variedades-de-maiz-nativo-en-yucatan/

Luego del trabajo hecho por un ejidatario local, dicho grano es ampliamente cultivado en la Península

Quedarán protegidas más de 24 variedades de maíz en Yucatán, luego de que el pasado martes entró en vigor el decreto por el que se expide  la Ley Federal para el Fomento y Protección al Maíz Nativo.

Una de ellas es el Naalxoy, que familias campesinas del ejido de Xoy difunden desde 1983 y que se originó con la cruza entre la PR 7822 de grano blanco con el Naal-tel de grano amarillo, que se sembró en Poza Rica, en 1978 y es considerado muy bueno y que el ejidatario Rufino Chi Canul lo adecuó para poderlo cultivar en dicha comisaría de Peto.

Chi Canul tuvo la oportunidad de desarrollar habilidades para el mejoramiento del maíz; además ha publicado artículos sobre la variedad que logró crear, en la que trabajó de 1983 a 2003 y hoy es ampliamente cultivada en diversas regiones de la Península de Yucatán.

Otras variedades del maíz que serán protegidas en el Estado son el Nal Tel blanco o Sak Nal Tel, antigua variedad de maíz maya; el Palomero Amarillo; el denominado tabloncillo, Dzit Bacal o el de las tortillas y X knu’uk Naal, Nal Tel rojo, blanco; X’nuuk Naal blanco, amarillo y Chac Chu’ub rojo, así como el Eh Hu; Nal Xoy amarillo Nal Xoy blanco, el X’mejen Naal, el Chac X’mejen Naal, por mencionar algunos.

Rufino Chi centró toda su experiencia y energía para producir un maíz acorde con las condiciones locales de la milpa. Para esta tarea contó con el respaldo de agrónomos especialistas del Centro Regional Universitario de la Península de Yucatán de la Universidad Autónoma Chapingo (CRUPY-UACH).

La finalidad del Decreto publicado en el Diario Oficial, es declarar la protección del maíz nativo y su diversificación constante en todo lo relativo a su producción, comercialización y consumo como una obligación del Estado para garantizar el derecho humano a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, además de su conservación y administración de forma colectiva, para su producción mediante sistemas tradicionales.

Con información de José Manrique

Redacción Digital Por Esto!

HP